El cielo sí puede ser tocado cuando se bebe buen vino

Fuente: Diario de Yucatán

José Carlos Palacios Sommelier

¿Alguna vez se puso usted a pensar que en México podemos beber unos buenos vinos mexicanos , que además son celestiales?

Pues les quiero comentar, aprovechando que habrá hoy el Hokol Vuh, un evento que reúne a importantes chefs de todo el mundo, en una obra altruista única.

Lo anterior nos llena de placer y honor al poder contar con grandes chefs, como es el caso del propietario del restaurante Noma, de Dinamarca, René Redzepi, y los locales Roberto Solís Azarcoya, y Marco Marín, quien actualmente está al frente de un gran equipo en Ensenada, Baja California, en el restaurante Latitud 32, un lugar de cocina que combina la gastronomía regional y fusión, que tiene como plus la vista a los viñedos.

Durante el Hokol Vuh, en la cena de cierre, habrá una cata de vinos con Georgina Estrada Gil, sommelier de amplia trayectoria que representa a la vinícola El Cielo, de la que es propietario Gustavo Ortega.

Los vinos, que serán las estrellas del evento son encabezaados por el Andrómeda, 100 por ciento chenin blanc, un acierto del viñedo con más de 45 años de edad que garantiza su calidad, ya que tanto su color como los aromas a guayaba, mango, manzana verde y cítricos, hacen un momento único y su sabor muy estructurado, altamente recomendado para pescados blancos como el mero con ostras y quesos ligeros.

Otro de los vinos que patrocina la vinícola El cielo, que estará en el evento, es Capricornius. Su nombre de constelación lo muestra como 100 por ciento chardonnay, con aromas de frutas tropicales, donde además destaca la manzana amarilla. Es un vino intenso y expresivo, además es fácil de tomar y realmente deja buen sabor de boca y, por supuesto, es ideal para la cocina yucateca y platillos como ceviches de pescado o camarón, o mero a la mantequilla.

Sin duda, la gastronomía yucateca se adapta bien a estos vinos.

Hay un vino de nombre Galileo, un tempranillo 100 por ciento con notas algo especiadas y aromas de frutos rojos que también es considerado en el evento.

Para finalizar quiero dedicar unas líneas a la estrella del evento y el nuevo lanzamiento de la vinícola. Se trata del Polaris, de alta gama, tipo blend y porcentajes de uvas: 80 por ciento merlot, 15 por ciento cabernet sauvignon y 5 por ciento cabernet franc. Es único en su especie, con 24 meses en barrica de roble francés y 36 en botella, es el orgullo de este nuevo hijo de Gustavo Ortega, que no para de recibir premios por los vinos que en el Valle de Guadalupe está dejando un gran legado.

Este evento se suma a otros que ya se han organizado, nos enorgullece y pone a Yucatán en los ojos del mundo.

Hasta la próxima semana y a disfrutar de estos vinos celestiales, que ya están a la venta en los lugares especializados y restaurantes. ¡Nos leemos pronto!

José Carlos Palacios Sommelier

¿Alguna vez se puso usted a pensar que en México podemos beber unos buenos vinos mexicanos , que además son celestiales?

Pues les quiero comentar, aprovechando que habrá hoy el Hokol Vuh, un evento que reúne a importantes chefs de todo el mundo, en una obra altruista única.

Lo anterior nos llena de placer y honor al poder contar con grandes chefs, como es el caso del propietario del restaurante Noma, de Dinamarca, René Redzepi, y los locales Roberto Solís Azarcoya, y Marco Marín, quien actualmente está al frente de un gran equipo en Ensenada, Baja California, en el restaurante Latitud 32, un lugar de cocina que combina la gastronomía regional y fusión, que tiene como plus la vista a los viñedos.

Durante el Hokol Vuh, en la cena de cierre, habrá una cata de vinos con Georgina Estrada Gil, sommelier de amplia trayectoria que representa a la vinícola El Cielo, de la que es propietario Gustavo Ortega.

Los vinos, que serán las estrellas del evento son encabezaados por el Andrómeda, 100 por ciento chenin blanc, un acierto del viñedo con más de 45 años de edad que garantiza su calidad, ya que tanto su color como los aromas a guayaba, mango, manzana verde y cítricos, hacen un momento único y su sabor muy estructurado, altamente recomendado para pescados blancos como el mero con ostras y quesos ligeros.

Otro de los vinos que patrocina la vinícola El cielo, que estará en el evento, es Capricornius. Su nombre de constelación lo muestra como 100 por ciento chardonnay, con aromas de frutas tropicales, donde además destaca la manzana amarilla. Es un vino intenso y expresivo, además es fácil de tomar y realmente deja buen sabor de boca y, por supuesto, es ideal para la cocina yucateca y platillos como ceviches de pescado o camarón, o mero a la mantequilla.

Sin duda, la gastronomía yucateca se adapta bien a estos vinos.

Hay un vino de nombre Galileo, un tempranillo 100 por ciento con notas algo especiadas y aromas de frutos rojos que también es considerado en el evento.

Para finalizar quiero dedicar unas líneas a la estrella del evento y el nuevo lanzamiento de la vinícola. Se trata del Polaris, de alta gama, tipo blend y porcentajes de uvas: 80 por ciento merlot, 15 por ciento cabernet sauvignon y 5 por ciento cabernet franc. Es único en su especie, con 24 meses en barrica de roble francés y 36 en botella, es el orgullo de este nuevo hijo de Gustavo Ortega, que no para de recibir premios por los vinos que en el Valle de Guadalupe está dejando un gran legado.

Este evento se suma a otros que ya se han organizado, nos enorgullece y pone a Yucatán en los ojos del mundo.

Hasta la próxima semana y a disfrutar de estos vinos celestiales, que ya están a la venta en los lugares especializados y restaurantes. ¡Nos leemos pronto!

José Carlos Palacios Sommelier

¿Alguna vez se puso usted a pensar que en México podemos beber unos buenos vinos mexicanos , que además son celestiales?

Pues les quiero comentar, aprovechando que habrá hoy el Hokol Vuh, un evento que reúne a importantes chefs de todo el mundo, en una obra altruista única.

Lo anterior nos llena de placer y honor al poder contar con grandes chefs, como es el caso del propietario del restaurante Noma, de Dinamarca, René Redzepi, y los locales Roberto Solís Azarcoya, y Marco Marín, quien actualmente está al frente de un gran equipo en Ensenada, Baja California, en el restaurante Latitud 32, un lugar de cocina que combina la gastronomía regional y fusión, que tiene como plus la vista a los viñedos.

Durante el Hokol Vuh, en la cena de cierre, habrá una cata de vinos con Georgina Estrada Gil, sommelier de amplia trayectoria que representa a la vinícola El Cielo, de la que es propietario Gustavo Ortega.

Los vinos, que serán las estrellas del evento son encabezaados por el Andrómeda, 100 por ciento chenin blanc, un acierto del viñedo con más de 45 años de edad que garantiza su calidad, ya que tanto su color como los aromas a guayaba, mango, manzana verde y cítricos, hacen un momento único y su sabor muy estructurado, altamente recomendado para pescados blancos como el mero con ostras y quesos ligeros.

Otro de los vinos que patrocina la vinícola El cielo, que estará en el evento, es Capricornius. Su nombre de constelación lo muestra como 100 por ciento chardonnay, con aromas de frutas tropicales, donde además destaca la manzana amarilla. Es un vino intenso y expresivo, además es fácil de tomar y realmente deja buen sabor de boca y, por supuesto, es ideal para la cocina yucateca y platillos como ceviches de pescado o camarón, o mero a la mantequilla.

Sin duda, la gastronomía yucateca se adapta bien a estos vinos.

Hay un vino de nombre Galileo, un tempranillo 100 por ciento con notas algo especiadas y aromas de frutos rojos que también es considerado en el evento.

Para finalizar quiero dedicar unas líneas a la estrella del evento y el nuevo lanzamiento de la vinícola. Se trata del Polaris, de alta gama, tipo blend y porcentajes de uvas: 80 por ciento merlot, 15 por ciento cabernet sauvignon y 5 por ciento cabernet franc. Es único en su especie, con 24 meses en barrica de roble francés y 36 en botella, es el orgullo de este nuevo hijo de Gustavo Ortega, que no para de recibir premios por los vinos que en el Valle de Guadalupe está dejando un gran legado.

Este evento se suma a otros que ya se han organizado, nos enorgullece y pone a Yucatán en los ojos del mundo.

Hasta la próxima semana y a disfrutar de estos vinos celestiales, que ya están a la venta en los lugares especializados y restaurantes. ¡Nos leemos pronto!

José Carlos Palacios Sommelier

¿Alguna vez se puso usted a pensar que en México podemos beber unos buenos vinos mexicanos , que además son celestiales?

Pues les quiero comentar, aprovechando que habrá hoy el Hokol Vuh, un evento que reúne a importantes chefs de todo el mundo, en una obra altruista única.

Lo anterior nos llena de placer y honor al poder contar con grandes chefs, como es el caso del propietario del restaurante Noma, de Dinamarca, René Redzepi, y los locales Roberto Solís Azarcoya, y Marco Marín, quien actualmente está al frente de un gran equipo en Ensenada, Baja California, en el restaurante Latitud 32, un lugar de cocina que combina la gastronomía regional y fusión, que tiene como plus la vista a los viñedos.

Durante el Hokol Vuh, en la cena de cierre, habrá una cata de vinos con Georgina Estrada Gil, sommelier de amplia trayectoria que representa a la vinícola El Cielo, de la que es propietario Gustavo Ortega.

Los vinos, que serán las estrellas del evento son encabezaados por el Andrómeda, 100 por ciento chenin blanc, un acierto del viñedo con más de 45 años de edad que garantiza su calidad, ya que tanto su color como los aromas a guayaba, mango, manzana verde y cítricos, hacen un momento único y su sabor muy estructurado, altamente recomendado para pescados blancos como el mero con ostras y quesos ligeros.

Otro de los vinos que patrocina la vinícola El cielo, que estará en el evento, es Capricornius. Su nombre de constelación lo muestra como 100 por ciento chardonnay, con aromas de frutas tropicales, donde además destaca la manzana amarilla. Es un vino intenso y expresivo, además es fácil de tomar y realmente deja buen sabor de boca y, por supuesto, es ideal para la cocina yucateca y platillos como ceviches de pescado o camarón, o mero a la mantequilla.

Sin duda, la gastronomía yucateca se adapta bien a estos vinos.

Hay un vino de nombre Galileo, un tempranillo 100 por ciento con notas algo especiadas y aromas de frutos rojos que también es considerado en el evento.

Para finalizar quiero dedicar unas líneas a la estrella del evento y el nuevo lanzamiento de la vinícola. Se trata del Polaris, de alta gama, tipo blend y porcentajes de uvas: 80 por ciento merlot, 15 por ciento cabernet sauvignon y 5 por ciento cabernet franc. Es único en su especie, con 24 meses en barrica de roble francés y 36 en botella, es el orgullo de este nuevo hijo de Gustavo Ortega, que no para de recibir premios por los vinos que en el Valle de Guadalupe está dejando un gran legado.

Este evento se suma a otros que ya se han organizado, nos enorgullece y pone a Yucatán en los ojos del mundo.

Hasta la próxima semana y a disfrutar de estos vinos celestiales, que ya están a la venta en los lugares especializados y restaurantes. ¡Nos leemos pronto!

José Carlos Palacios Sommelier

¿Alguna vez se puso usted a pensar que en México podemos beber unos buenos vinos mexicanos , que además son celestiales?

Pues les quiero comentar, aprovechando que habrá hoy el Hokol Vuh, un evento que reúne a importantes chefs de todo el mundo, en una obra altruista única.

Lo anterior nos llena de placer y honor al poder contar con grandes chefs, como es el caso del propietario del restaurante Noma, de Dinamarca, René Redzepi, y los locales Roberto Solís Azarcoya, y Marco Marín, quien actualmente está al frente de un gran equipo en Ensenada, Baja California, en el restaurante Latitud 32, un lugar de cocina que combina la gastronomía regional y fusión, que tiene como plus la vista a los viñedos.

Durante el Hokol Vuh, en la cena de cierre, habrá una cata de vinos con Georgina Estrada Gil, sommelier de amplia trayectoria que representa a la vinícola El Cielo, de la que es propietario Gustavo Ortega.

Los vinos, que serán las estrellas del evento son encabezaados por el Andrómeda, 100 por ciento chenin blanc, un acierto del viñedo con más de 45 años de edad que garantiza su calidad, ya que tanto su color como los aromas a guayaba, mango, manzana verde y cítricos, hacen un momento único y su sabor muy estructurado, altamente recomendado para pescados blancos como el mero con ostras y quesos ligeros.

Otro de los vinos que patrocina la vinícola El cielo, que estará en el evento, es Capricornius. Su nombre de constelación lo muestra como 100 por ciento chardonnay, con aromas de frutas tropicales, donde además destaca la manzana amarilla. Es un vino intenso y expresivo, además es fácil de tomar y realmente deja buen sabor de boca y, por supuesto, es ideal para la cocina yucateca y platillos como ceviches de pescado o camarón, o mero a la mantequilla.

Sin duda, la gastronomía yucateca se adapta bien a estos vinos.

Hay un vino de nombre Galileo, un tempranillo 100 por ciento con notas algo especiadas y aromas de frutos rojos que también es considerado en el evento.

Para finalizar quiero dedicar unas líneas a la estrella del evento y el nuevo lanzamiento de la vinícola. Se trata del Polaris, de alta gama, tipo blend y porcentajes de uvas: 80 por ciento merlot, 15 por ciento cabernet sauvignon y 5 por ciento cabernet franc. Es único en su especie, con 24 meses en barrica de roble francés y 36 en botella, es el orgullo de este nuevo hijo de Gustavo Ortega, que no para de recibir premios por los vinos que en el Valle de Guadalupe está dejando un gran legado.

Este evento se suma a otros que ya se han organizado, nos enorgullece y pone a Yucatán en los ojos del mundo.

Hasta la próxima semana y a disfrutar de estos vinos celestiales, que ya están a la venta en los lugares especializados y restaurantes. ¡Nos leemos pronto!