Los valles del vino en México

El vino en México es una industria creciente en donde la pasión que los productores imprimen resulta constatable pues en cada vinícola y viñedo se guarda un trozo de la historia de su evolución, desde la llegada de la vid con los españoles hasta la actualidad.

 

Por ello, recorrer los valles donde se produce el vino tinto, blanco o espumoso en México es una aventura imperdible para todo amante de una buena copa.

El día de hoy vamos a estar platicándote sobre las vinícolas y los principales valles productores de vino en México, si te interesa conocer un poco más de esto, sigue leyendo.

¿Cuántas vinícolas hay en México?

De acuerdo con el Consejo Mexicano Vitivinícola en México están en operación alrededor de 230 vinícolas, sin embargo, esto no significa que sean las principales proveedoras de vino, ya que el vino mexicano representa el 30% del abastecimiento anual, es decir que el 70% del vino que consumen los mexicanos es importado.

Es complejo predecir la velocidad a la que crecerá la industria, sin embargo, se estima que el vino aún no se ha democratizado, o sea, que la cantidad de consumo en México aumenta entre los bebedores actuales quienes son cerca de 2.5 millones de personas.

El 40% del total del vino se consume en la Ciudad de México y en centros turísticos. El vino que más se consume es el vino tinto con alrededor del 62% mientras que el resto se dividide principalmente entre blanco y espumoso.

¿Dónde puedo visitar una vinícola en México?

El CMV (2021) afirma que “Además de Baja California y el famoso Valle de Guadalupe, en México existen 14 estados productores, en los cuales se cultivan 18 variedades de uva en estados como Aguascalientes, Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Durango, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, Querétaro, Puebla, San Luis Potosí, Sonora y Zacatecas”.

 

Ensenada, Baja California, la ruta del vino por excelencia

El vino en Baja California se desarrolló de la mano con las misiones de evangelización debido a su importancia en las celebraciones eucarísticas. El padre Juan de Ugarte fue el primero en comenzar con las plantaciones de vides en el siglo XVIII; de esta forma, hacia finales de ese siglo, la producción del vino estaba en manos de la iglesia.

Un cambio importante sucedió a principios del siglo XX con la llegada de 60 familias rusas molokanas que eran perseguidas por parte del impero de los Zares; y quienes en su búsqueda de un lugar más pacífico para sus familias, se asentaron en el Valle de GuadalupePero su religión les prohibía el consumo de bebidas embriagantes por lo que al principio se dedicaron al cultivo de trigo y otros granos. 

Fue hacia la década de 1950 que posterior a una sequía comenzaron a revivir el cultivo de la vid que se ve favorecido por el clima mediterráneo de la zona que, aunado a sus microclimas, riqueza en minerales del suelo, y la alta exposición solar permiten que las vides se desarrollen idealmente.

La zona vitivinícola se ubica en el municipio de Ensenada y abarca los valles de Guadalupe, San Vicente, Ojos Negros, Santo Tomás, Tecate y San Jacinto.   La región produce cerca del 95% del vino mexicano.  (CMV, 2021)

De hecho, la zona vitivinícola de Ensenada y los valles de Guadalupe es la que cuenta con la mayor producción del vino mexicano, rondando el 95% de éste, por lo que Baja California se ha consolidado como uno de los más importantes y reconocidos estados con cultura vinícola del país.

Las actividades de la ruta del vino en Baja California

Las rutas del vino y el desarrollo del enoturismo han contribuido a que la ruta del vino en Ensenada esté cobrando prestigio internacional. Tijuana es el punto de partida, con una oferta de entretenimiento y gastronómica variada consolidada desde la década de 1920 cuando la prohibición de consumo de alcohol en Estados Unidos convirtió a la ciudad en el paraíso de la fiesta y libertad.

El camino hacia la ruta del vino en un viaje por la Ensenada Scenic Road con el mar siempre a vista sugiere las visitas a Rosarito y Puerto Nuevo para probar los famosos tacos de langosta.

La llegada a la ciudad de Ensenada y la visita a la ruta del vino plantea una variedad de opciones desde vinícolas operadas por familias hasta experiencias enogastronómicas de alta calidad y precio.

¿Qué es una experiencia enogastronómica?

Una experiencia enogastronómica es un término que engloba dos palabras enología y gastronomía, es decir, una experiencia que incluye vino y alimentos. Las vinícolas en el Valle de Guadalupe y otras regiones en México sorprenden a sus visitantes con catas de vinos que en ocasiones acompañan con bocadillos, quesos o incluso chocolates.

El Cielo es una vinícola que ofrece desde degustaciones de vinos tintos, espumosos, rosados y blancos en agradables espacios al aire libre o en la cava subterránea, hasta menús completos y maridajes con vinos, catas de vinos con chocolates, la oportunidad de probar vinos directamente de las barricas o para los verdaderos amantes del vino tinto, la oportunidad de ensamblar un vino propio con la ayuda del experto equipo de sommeliers y enología.

Agregaría una despedida, como averigua más de los vinos tintos mexicanos en nuestro blog y el contenido que tenemos preparado para ti.

 

 

Vinicola el cielo

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados

Productos Destacados

Degustaciones en Terraza - Vinos El CieloDegustaciones en Terraza - Vinos El Cielo
Degustaciones en Terraza
Desde $ 320 MXN
Disponible

Recorridos y Degustaciones

Artículos Populares

  1. La Vendimia
  2. Sustentabilidad en el viñedo
  3. ¿Cristal o vidrio?
  4. ¿Qué significa “un buen vino”?
  5. ¿Qué significa ser sommelier?